Purificadores de aire con ozono

 En Actualidad, Consejos, Curiosidades, Medio Ambiente
Tiempo de lectura: 4 minutos

Esencial para la supervivencia de nuestro planeta en la atmósfera superior, el ozono es peligroso si lo respiramos, incluso en cantidades minúsculas. Irrita el sistema respiratorio y los ojos, causa tos, dificultades respiratorias y reduce la capacidad pulmonar. ¿Son los usuarios de los purificadores de aire plenamente conscientes de cómo funcionan y de los riesgos de inhalar ozono?

Se hacen muchas promesas sobre los dispositivos de purificación del aire en interiores, y se venden cada vez más, especialmente en el contexto de la crisis sanitaria que estamos atravesando. Hay muchas técnicas diferentes, y el hecho es que muchas de ellas están emitiendo grandes cantidades de ozono para ser realmente efectivas, porque el ozono solo es efectivo para purificar el aire a niveles extremadamente altos y peligrosos.

En primer lugar, ¿qué es el ozono?

El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno. Es un gas altamente reactivo, inestable y tóxico. El ozono a nivel del suelo es un componente importante del smog fotoquímico (contaminación del aire) que se produce en las grandes ciudades durante el verano. También hay una capa de ozono a grandes altitudes, llamada ozono estratosférico, que nos protege reduciendo la cantidad de luz ultravioleta que entra en la atmósfera de la Tierra. Esta capa de ozono beneficiosa no se debe confundir con el ozono perjudicial que se encuentra a nivel del suelo.

¿Cómo se usa?

La mayoría de los dispositivos afirman que matan virus, bacterias, hongos e incluso eliminan contaminantes químicos y olores. Sin embargo, los estudios han demostrado que cuando las concentraciones de ozono están por debajo de las normas sanitarias, no elimina eficazmente los contaminantes biológicos. El ozono tampoco elimina las partículas (por ejemplo, polvo y polen) del aire, incluyendo las responsables de la mayoría de las alergias. La investigación también muestra que el ozono generado por los purificadores de aire no elimina realmente los contaminantes químicos. De hecho, se ha descubierto que el ozono reacciona con los productos químicos del aire para crear otros contaminantes tóxicos, incluidos el formaldehído y las partículas ultrafinas.

Algunos consumidores compran purificadores de aire para erradicar los olores. Se ha demostrado que las concentraciones de ozono en cantidades no perjudiciales para la salud no son eficaces para eliminar las numerosas sustancias químicas responsables de los olores. También se sabe que el ozono perjudica el sentido del olfato. No sólo disfraza en lugar de eliminar los olores, sino que también puede tener el peligroso efecto de disminuir la capacidad de una persona para detectar altos niveles de ozono.

¿Cuáles son las recomendaciones de las autoridades sanitarias?

Las organizaciones de salud están de acuerdo en que, si se requiere el uso de un purificador, es esencial informar que el uso de ciertos dispositivos de purificación (ozonización, plasma, frío, …) puede conducir a una degradación de la calidad del aire interior dando lugar a la formación de contaminantes secundarios potencialmente más nocivos que los compuestos tratados.

Se han recopilado y analizado algunos datos científicos relativos a los dispositivos de purificación del aire en interiores que funcionan con los principios de la catálisis o la fotocatálisis, el plasma, la ozonización o la ionización y no demuestran su eficacia y seguridad para la salud de los usuarios (en particular los alérgicos y/o asmáticos). Sería necesario evaluar el impacto del uso de los purificadores de aire en cuanto a la calidad del aire interior en condiciones reales.

Siempre se afirma que el método más eficaz para reducir la exposición a los contaminantes del aire interior es la prevención. El primer paso es ventilar los espacios interiores, además es posible limitar la contaminación del aire interior mediante:

  • El mantenimiento regular del calentador de agua
  • El control de los ácaros
  • La elección de productos domésticos no contaminantes.
  • La instalación de extractores para los equipos que producen ozono (fotocopiadoras, etc.) y no colocarlos en pequeños espacios confinados.
  • El mantenimiento adecuado de los equipos de oficina e industriales y los sistemas de tratamiento del aire.
  • El uso de productos de limpieza y de mantenimiento que no contengan grandes cantidades de compuestos orgánicos volátiles.

¿Cuáles son las consecuencias para la salud de la exposición al ozono?

El uso de dispositivos emisores de ozono puede posiblemente agravar las patologías de los asmáticos, pero también puede causar daños al sistema respiratorio de personas sin patologías previas:

  • Alteración de las células de los pulmones y las vías respiratorias
  • Irritación e inflamación de la membrana mucosa del sistema respiratorio
  • Tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar
  • Desarrollo de asma
  • Dificultad para respirar

Además, la alta exposición al ozono puede causar daños permanentes en los pulmones y la exposición repetida puede incluso aumentar el riesgo de muerte de las personas que ya tienen problemas de salud.

¿Qué información debe destacarse?

El ozono sólo es eficaz en concentraciones en el aire que son peligrosas para la salud y también reacciona con los contaminantes del aire interior para formar contaminantes secundarios potencialmente nocivos. La reglamentación europea establece un objetivo de exposición diaria promedio de menos de 60 ppb, muy por debajo de la concentración emitida por un generador de ozono. Por consiguiente, los purificadores de aire con ozono deben utilizarse en entornos profesionales y no en un contexto doméstico.

Hasta ahora no se han establecido normas que justifiquen la efectividad de los productos de purificación del aire, pero independientemente del dispositivo utilizado, es importante mantenerlos para que no provoquen un deterioro de la calidad del aire.

Post Recientes

Deja un Comentario