Conociendo el suelo radiante frío o suelo frío

 En Climatización

Aunque generalmente se asocie con calefacción, los equipos de suelo radiante también pueden refrigerar. El uso de estos sistemas de suelo radiante frío para enfriar un hogar o un negocio empieza a asentarse lentamente. La climatización radiante suele asociarse a un gran número de ventajas (eficiencia, fácilmente alimentada por fuentes de energía renovable, menor potencia requerida para climatizar, etc.)… ¿por qué no entonces usarla también cuando el calor aprieta?

¿Cómo funciona el suelo radiante frío?

Los equipos de suelo radiante frío hacen circular agua fría por sus circuitos para enfriar la superficie. De esta forma, el suelo se refrigera a una temperatura inferior a la temperatura ambiente del espacio a climatizar y emana frío.

Los sistemas de este tipo de climatización han de estar equipados con un mecanismo de medición de humedad (generalmente sondas) para asegurarnos de que la temperatura del suelo está siempre por encima del punto reducido. En regiones con un nivel alto de humedad, está altamente recomendado completar la instalación con deshumidificadores o sistemas de deshumectación.  En caso contrario, se formarían condensaciones que pueden llegar a ser peligrosas ya que generan resbalones.

La instalación de suelo radiante frío o suelo radiante es perfectamente compatible con múltiples tipo de superficie (parquet, cerámica, mármol, etc.). Si quieres saber más sobre el rendimiento en función de la superficie, consulta: http://www.unioncalor.com/pdf/suelo-radiante/sistemas-de-refrescamiento-radiante.pdf

climatización mediante suelo radiante frío

Principales ventajas

A este tipo de refrigeración se le suelen atribuir una serie de ventajas:

  1. Muchos la definen como  “invisible”. Todos los circuitos se hayan debajo de la superficie, por lo que la estética de la instalación no se ve afectada en absoluto.
  2. Es una fuente de refrigeración de bajo consumo. Al demandar una menor potencia que otros sistemas para refrigerar, se considera que contribuye al ahorro energético de la instalación.
  3. Los costes de mantenimiento suelen ser bajos o muy bajos.
  4. Son compatibles con fuentes de energía muy eficientes como la aerotermia.
  5. Se evitan las corrientes de aire frío. Así, los usuarios no se ven expuestos de forma directa a ellas. Además, al eliminarse el movimiento de aire se evita también el desplazamiento de polvo u otros alérgenos.
  6. Son una alternativa silenciosa que favorece un reparto uniforme del frío.

Pareja en salón con termostato inteligente blueface

Los sistemas Airzone y el suelo radiante frío

Los sistemas de control de Airzone son compatibles con el control de equipos de suelo radiante frío. Además, permiten realizar su gestión y el de otros elementos de la instalación mediante un solo punto de control, evitando la duplicidad de termostatos.

Si estás interesado en controlar tu suelo radiante con nosotros, ponte en contacto con tu instalador de confianza. Puedes hallar información técnica sobre este aspecto en la página de nuestro sistema Radiant365.

Publicaciones Recomendadas

Deja un Comentario