Un termostato de 3.000 millones de dólares

 En Climatización, Curiosidades, Canal Airzone

Hoy os traemos el post que ha escrito Antonio Mediato comentando la adquisición que Google ha realizado en el mundo de la climatización. Esperamos que os guste.

He de reconocer que cuando el pasado mes de febrero leí la noticia de que Google adquiría Nest por 3 billones de dólares, pensé en un error tipográfico del periodista que escribía la noticia. Pero no lo era…

Google, la empresa tecnológica más importante del mundo junto a Apple, realizaba su segunda compra de mayor importe tras la de Motorola. Curiosamente ambas son compras del mundo de los dispositivos, mientras que su gran liderazgo es en sistemas Software y Gestión de la Información.

Más allá de las especulaciones sobre que el CEO de Nest, Tony Fadell, fuera uno de los diseñadores del IPod y del futuro IPhone y que Google pudiera estar adquiriendo algo más que la empresa de termostatos Nest, hoy empiezo a comprender la sorprendente operación.

Sorprendente porque Google pagó 3 billones de dólares por una empresa que apenas factura 100 millones de dólares al año y que debe tener un EBITDA (beneficios antes de gastos financieros y amortizaciones) de poco más de 20 millones de dólares. Es decir, Google pagó 150 veces el EBITDA de la empresa de termostatos. Increíble operación de adquisición.

Un termostato, hace 10 años, era sólo un antiestético aparato instalado en la pared o un mando a distancia en una mesita que servía para que la climatización de tu casa u oficina arrancara o parara de forma más o menos automática. Han pasado dos lustros y este insignificante aparato va camino de tener un protagonismo importantísimo para las personas en el futuro; ¿por qué?

Algunas empresas como Nest o Airzone han creído que la individualización de la temperatura en función del uso de cada zona, el consumo energético, el aprendizaje de las costumbres de los usuarios en función de la climatología actual, o la integración con otros elementos de tu hogar u oficina; en definitiva, la personalización de la climatización de tu hábitat son tan importantes como para que ese termostato adquiera un mayor protagonismo. Pero sólo eso no vale 3.000 millones de dólares.

El termostato dejará de ser un controlador de temperatura para ser una interfaz de intercambio de información entre las personas y sus hogares. Estas instalaciones que nos rodean consumen energía, algo preciado y que supondrá en el futuro un bien escaso que cuidaremos. Los Termostatos Inteligentes 6 dispondrán de algoritmos matemáticos que permitirán funcionamientos personalizados de mayor confort, ahorro, etc.

Pronto recibiremos información sobre tarifas energéticas dinámicas que serán variables a lo largo del día y podremos adaptar el consumo de nuestro hogar al precio de la energía en cada momento. Obtendremos información sobre pautas de consumo. A través de la integración con nuestros móviles, podremos conectar o poner en modo ocupado la climatización cuando nos acerquemos a casa.

En conclusión, al igual que el teléfono móvil o el coche, todo el mundo dispondrá de un termostato en su casa y esa ventana al mundo, por la que recibir servicios energéticos es la que vale hoy 3.000 millones de dólares. Google ha comprado futuro y por ello ha pagado 150 veces el Ebtida de una compañía.

Desde Airzone, donde trabajamos en el control de la temperatura desde hace más de 15 años, pensamos que un termostato es algo más que un controlador de temperatura. Esta visón de futuro nos anima a trabajar más duro si cabe en proporcionar inteligencia a los dispositivos con los que interactuamos en el hogar.

Nos espera un bonito viaje empresarial hacia los Termostatos Inteligentes.

Post Recientes

Deja un Comentario