Aire acondicionado y bebés: ¿qué debes saber?

 En Consejos

Muchos papás y mamás se habrán planteado más de una vez si usar el aire acondicionado es bueno para sus bebés. En verano, en muchas regiones se superan tranquilamente los 40 ºC durante el día. En el caso de las noches, incluso los 30 en muchas ocasiones.

¿Qué debemos hacer en estos casos? ¿Es preferible usar el aire acondicionado o no hacerlo cuando estamos con nuestros niños?

¿Es bueno el aire acondicionado para los bebés?

Los bebés (y también los niños pequeños y las personas mayores) son los que más sufren las altas temperaturas. Por lo tanto, hay que prestar especial atención en casa a la hora de regular la temperatura si convivimos con ellos.

Usar el aire acondicionado no tiene por qué ser malo para su salud. De hecho, puede ser muy útil para proporcionarles un alto grado de confort y un ambiente saludable. Como en la mayoría de los casos, la clave está en usar la tecnología con cabeza.

A continuación os citamos una serie de pautas para utilizar el aire acondicionado en casa de forma responsable.

Habitación aclimatada para bebés

Evita los flujos directos de aire

Una recomendación que extendemos a todos los colectivos, no solo a los bebés. Recibir un flujo de aire frío (o caliente) está totalmente contraindicado. La mayoría de los sistemas de aire acondicionado cuentan con mecanismos para regular el flujo del caudal de aire. Infórmate bien y utilízalos.

Ojo con la temperatura

En verano, una temperatura de unos 25 o 26 grados es más que suficiente para estar en confort. Nada de exagerar con el termostato: recuerda que los más pequeños son más sensibles que los adultos a la temperatura.

En este sentido, puede resultarte muy útil establecer el modo A+ o A++ de la función Eco-Adapt en tu sistema Airzone. Estos modos limitan la temperatura del aire acondicionado a un mínimo de 25 o 26 grados respectivamente.

Por la noche la temperatura basal cae, por lo que se recomienda subir aproximadamente un grado la temperatura del equipo si vas a utilizarlo mientras tu bebé duerme.

Atento a los cambios bruscos de temperatura

No es nada interesante que existan grandes diferencias entre las estancias. Por ejemplo, si vas a llevar a tu bebé del salón a su cuarto para acostarlo, intenta que el salto térmico entre ambas estancias sea lo menos pronunciado posible.

Es preferible llegar a una habitación en la que ya se ha alcanzado la temperatura de confort que activar el aire justo al llegar.

Consejo Airzone: si llegas a casa desde el exterior, puedes utilizar tu app Airzone Cloud para configurar tu sistema y que tu hogar te reciba a la temperatura óptima.

Control del aire acondicionado mediante Airzone Cloud

Cuida los filtros

El mantenimiento es clave. Resulta muy importante extremar las precauciones para que los filtros estén siempre impolutos. Su grado de limpieza afecta directamente a la calidad del aire que respiramos. En este post encontrarás toda la información que necesitas al respecto.

Revisa bien tu equipo antes de usarlo, especialmente si lleva varios meses inactivo.

Controla la humedad

Es importante controlar la humedad del aire para mantener un ambiente óptimo. Este factor es clave como ya señalamos hace unos meses en el artículo “Controla la humedad con tu termostato inteligente y disfruta del confort”.

Si es necesario ventila la casa una o dos veces al día.

Conclusiones

Los equipos de aire acondicionado juegan un papel crucial a la hora de mantener una temperatura de confort. En verano, puede resultar muy útil: simplemente hay que hacer un uso razonable.

Si respetas los consejos que te hemos detallado podrás disfrutar de un ambiente confortable para ti y los más peques de la casa.

Publicaciones Recomendadas

Deja un Comentario